5.-La vacuna BCG
La vacuna BCG contra la Tuberculosis

La primera vacuna del recién nacido

Alejandra Del Valle

Matrona Jefe

Las vacunas son fundamentales en la prevención y erradicación de enfermedades infecciosas. En Chile existe un Programa Ampliado de Inmunizaciones al cual toda la población tiene acceso.La vacuna BCG, contra la Tuberculosis, es administrada en Chile en las maternidades a las pocas horas de vida del recién nacido y antes de egresar de la maternidad, en bebés con peso igual o mayor a 2 kilos. Su administración es obligatoria, razón por la cual la cobertura en los últimos 15 años ha sido superior al 95 por ciento.

Sin embargo también existen grupos distintos al antes nombrado al que se le administra la BCG, entre los que se cuentan los menores de un año no vacunados al nacer, a los contactos de tuberculosos bacilíferos menores de 5 años no vacunados con BCG anteriormente, y pacientes al término de un período de quimioprofilaxis o administración de sustancias químicas, incluidos los antibióticos, ello según indicación médica.

La vacunación contra la Tuberculosis es realizada por la matrona en el brazo izquierdo del recién nacido, idealmente en presencia de su madre. Inmediatamente después de la vacunación no se generan reacciones esperadas tales como fiebre, dolor e inflamación, sin embargo entre los 15 y 30 días posteriores se genera un proceso inflamatorio sensible en la zona de la punción, que puede incluir la generación de un exudado. Se recomienda en este caso, mantener la zona limpia y seca, no bañar ni realizar curación, de este modo la reacción involucionará entre 3 a 5 días dejando habitualmente una cicatriz.

La vacuna BCG, genera inmunidad contra la Tuberculosis, una enfermedad que afecta al pulmón y que es reconocida por ser uno de los más graves problemas de salud mundial siendo abordada en parte importante del mundo, incluido Chile. Su enfrentamiento está regido por normas oficiales que en nuestro país son dictaminadas a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones del Ministerio de Salud.

 Fue el año 1921 que se descubrió esta vacuna que ayudaría a prevenir y/o combatir la Tuberculosis. Sin embargo no fue sino hasta el año 1974 que la Organización Mundial de la Salud la incluyó en el programa ampliado de vacunación en la mayoría de los países.

Considerando la situación epidemiológica actual de la Tuberculosis en Chile y el valor protector de esta vacuna, fundamentalmente en niños de baja edad y en relación con formas graves de diseminación de la primoinfección, la BCG forma parte de las medidas de intervención del Programa de Control de la Tuberculosis en donde toda la población es beneficiaria de las actividades del mismo independiente de sus condición previsional, siendo éstas además totalmente gratuitas.

No vacunar, se traduce en una grave omisión, justificable sólo ante situaciones muy especiales e indicadas médicamente.