holter_2
¿Qué es un Holter Electrocardiográfico o de “arritmia”?

Es una prueba diagnóstica ambulatoria que permite el registro de la actividad eléctrica del corazón (ritmo cardíaco) de forma continua y durante un determinado período de tiempo.

Se emplea para ello un aparato conocido como holter cardíaco cuyos electrodos recogen las señales eléctricas procedentes del corazón, las que conectadas a un grabador, permiten registrar los datos obtenidos para un posterior análisis.

¿Cómo se efectúa este examen?

El paciente debe acudir al centro asistencial para la colocación del holter. Los electrodos que lo componen, con forma de monedas, se ubican bajo la ropa, sobre el tórax y a la altura del corazón, y se conectan a un pequeño monitor que puede colocarse sobre un cinturón o en un bolsillo.

El proceso se realiza mientras el paciente efectúa sus actividades diarias habituales, por lo que deberá tomar nota sobre éstas para explicar posibles variaciones en el registro eléctrico: horas en la que toma determinados fármacos, esfuerzos físicos realizados, horas en que duerme, etcétera.

 

Habitualmente el registro se realiza durante 24 y hasta 48 horas, lo que varía en función de las razones por las cuales se realiza.

 

¿Para qué sirve el Holter?

Permite el estudio de patologías cardiacas cuyo origen sean alteraciones del sistema de conducción eléctrico del corazón es decir, de los impulsos eléctricos responsables de su movimiento.

 

El registro permite detectar alteraciones del ritmo, la frecuencia (número de latidos por minuto) y detectar zonas del corazón que no reciben impulsos eléctricos o los reciben de forma insuficiente o anormal.

 

El Holter permite detectar alteraciones como bradicardia (frecuencia cardíaca lenta), taquicardia (frecuencia cardíaca rápida), bloqueos (impulsos eléctricos que no se trasmiten o se trasmiten de forma alterada), infartos (zonas del corazón que no responden a los impulsos eléctricos), entre otras anomalías, las cuales deberán ser estudiadas posteriormente con estudios más específicos.

 

Recomendaciones para el paciente:

-No golpear, abrir o manipular la grabadora.

-No ducharse ni exponer la grabadora al agua.

-No usar celulares, ni acercarse al horno microondas en funcionamiento o a cualquier otra fuente electromagnética.

-Volver al día siguiente a la hora señalada para retiro del equipo.